lunes, 25 de noviembre de 2013

CARTA A MI TÍA PAQUITA



Querida tía Paquita,
Espero que al recibo de esta te encuentres bien tanto tú como los tuyos. Te escribo porque estoy en una encrucijada personal y debo tomar una decisión muy importante en mi vida y que puede condicionar mi futuro. Acudo a ti por tu experiencia y porque siempre nos has dado buenos consejos a toda la familia.
Con esto de la “crisis”, o así lo llaman, mi empresa está pasando por un momento muy difícil y corre el riesgo de cierre. ¡No te asuste! que aún puede que haya una “solución imaginativa” para salvar mi puesto de trabajo.
Me han hecho una oferta y tengo que responderles dentro de muy poco tiempo. Sólo me han dado 3 días para que decida sobre mi futuro y el de los míos, en el que te incluyo, por supuesto.
La oferta es que me “me garantizan” mi puesto de trabajo a cambio de perder “un poquito”. ¡!Ya lo sé tía!!, tal y como siempre nos decías, en las comidas familiares, “no hay que renunciar a nuestros derechos , porque ha costado mucho conseguirlos a la gente de tu  generación y han  luchado mucho para que ahora, nosotros, los jóvenes  no les demos importancia y renunciemos a ellos a la primera de cambio”!!!.
Pero es que “trabajo es trabajo”
Lo que me plantean es que les dé mi consentimiento para irme a otra empresa, además debo renunciar al convenio que tengo ahora, también me reducen el salario en un 5%, aunque yo hago mis números y me sale casi un 12%, ¡seguro que me estoy equivocando en algo! Además debo renunciar a otros pluses y deberé concursar, en esa otra empresa, para ver que puesto ocupo. Eso sí, me respetan mi contrato y mi antigüedad, pero de lo demás nada de nada. Me dicen que diga que sí, que ya negociaremos luego pero, ¿Puedo confiar en lo que me dicen?
 Por otro lado,  esa empresa, a la que me quieren mandar, no está muy por la labor de aceptarme. Uno de los socios no me quiere y otro no ha firmado ningún compromiso ni se ha pronunciado favorablemente a aceptarme.
Pero es que “trabajo es trabajo”.
Todo es tan oscuro que empiezo a pensar que hay algo detrás que no me están diciendo y que de algún modo me están mintiendo. Les he hecho muchas preguntas y siempre obtengo la misma respuesta ¡YA SE VERÁ!, ¡ESO LO NEGOCIAMOS DESPUES!,! ESO AHORA NO ES IMPORTANTE!, ¡ESO AUN NO LO TENEMOS DECIDIDO!.... y así siempre. A todo lo que yo les pregunto sobre mi situación, Ellos me contentan lo mismo.
¡Ves tía!, es muy difícil tomar esta decisión y por eso acudo a ti.
Crecimos en casa oyendo decir a toda la familia, INCLUIDA TÚ,
Que debíamos estudiar, que debíamos hacerlos hombres y mujeres de provecho,
Que teníamos que aprovechar todo eso que habían conseguido para nosotros, EDUCACION PUBLICA, SANIDAD PÚBLICA, DERECHOS SOCIALES  Y LABORALES,
Que no nos dejáramos engañar por aquellos que, teniendo el poder, podían engañarnos,
 Que las palabras se las lleva el viento y lo importante es lo que se firma.
Que la unión hace la fuerza.
Que tenemos nuestros derechos y nadie puede quitárnoslos porque sí.
Que luchemos siempre por lo que creemos justo
En mi cabeza retumba con fuerza todos estos sabios consejos que me has dado y no paro de darle vueltas a una pregunta  ¿Tía Paquita, puedo fiarme de lo que me dicen?
Te ruego que me aconsejes como si fuera yo el primo Paquito y me ayudes a tomar esta difícil decisión.
Muchas gracias por el tiempo que le has dedicado a estas letras y espero pronto tu respuesta.
Afectuosamente,
Tu sobrina Francesca.





1 comentario:

  1. NO FIIIIRRRRMEEEEESSSSS!
    Con mucho cariño,
    Tu tía Paquita

    ResponderEliminar

NORMAS DE PARTICIPACIÓN:
- El texto del comentario siempre ha de ser respetuoso.
- Los comentarios tienen que guardar relación con el tema o no serán publicados.
- No se admitirán mensajes ofensivos, difamatorios, discriminatorios por razones de sexo, raza, religión o cualquier otra condición, que inciten a la violencia o atenten contra la dignidad y el honor de las personas, especialmente los menores, o las instituciones, o que incumplan o inciten al incumplimiento de la legalidad vigente.